Clases Universitarias de Pseudociencia, Conspiraciones

Tanto Foster como Atchison capacitan a los estudiantes para comprender la forma en que piensan los promotores de la pseudociencia y las conspiraciones. Atchison ayuda a los estudiantes a formar lo que él llama «mapas de argumentos» que muestran las formas en que los teóricos de la conspiración construyen sus argumentos. Una vez que los estudiantes puedan «leer» el mapa, pueden desarrollar un plan para rechazar la conspiración.

En la clase de Foster, los estudiantes deben crear su propia afirmación pseudocientífica y escribir un artículo que la respalde. Un estudiante incluso escribió lo que Foster llama un artículo «pseudohistórico», afirmando que los búhos son extraterrestres inteligentes que han estado controlando a los humanos en secreto durante siglos.

Foster dijo que hay afirmaciones pseudocientíficas que sus estudiantes a veces creen que son ciertas, como la astrología y el creacionismo. La astrología es la creencia de que la posición relativa de las estrellas influye en la personalidad y los acontecimientos de la vida de una persona. El creacionismo niega la teoría de la evolución humana. Dijo que estos casos obligan a los estudiantes a examinar su propio razonamiento.

Ambos profesores trajeron oradores invitados a sus clases, incluidos los partidarios de Bigfoot, una criatura parecida a un simio de dos metros y medio de altura que se cree que vive en el noroeste de los EE. UU. y Canadá.

Foster quiere que sus alumnos entiendan que los creyentes en Bigfoot, los fantasmas o los psíquicos no son «locos» ni poco inteligentes. Agregó que discutir con estos creyentes rara vez cambia sus puntos de vista. Y los estudiantes deben aprender a comunicarse respetuosamente con personas cuyas creencias pueden diferir de las suyas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.